Estas son las experiencias eróticas más deseadas

Dicen que si no lo pruebas no puedes arrepentirte, pero muchas veces es mejor hacerlo, porque hay experiencias en la vida por las que debes pasar y hoy nos centramos en las más eróticas.

Al igual que hay fantasías eróticas que es mejor no practicar, muchas veces por el bien de tu salud, hay una serie de experiencias por las que debes pasar, sobre todo antes de que sea demasiado tarde y por edad o porque el físico ya no lo permita, no puedas realizar. ¿Quieres saber cuáles son?

1.) Darte placer delante de tu pareja: Que te miren mientras te estás masturbando es otra de las experiencias por las que tienes que pasar, además, es una de las cosas que más gusta a los hombres, así que ya sabes, no lo hagas sólo en la intimidad y compártelo con tu pareja.


2.) Sexo salvaje : La locura cuando lo ves, te lanzas sobre él y no hay tiempos muertos mientras estáis haciendo el amor, mientras la ropa se rasga, salen palabras picantes de vuestras bocas, con tirones de pelo y mucha pasión, que puede acabar en orgasmos múltiples

3.) Hacer el amor en lugares públicos: Al menos una vez en la vida, haz el amor en el tren, en un avión, en un baño público o en un parking, con el morbo de ser pillados hace que esta experiencia sea de lo más placentera, como fuegos artificiales.

4.) Hacer el amor en casa de los padres: Desde jóvenes, muchas personas tienen la fantasía de hacer el amor en el dormitorio de al lado de sus padres o en el sofá del salón, todo ello muy silencioso y con el morbo de ser pillados... no te dejes de hacerlo.

5.) Se muy creativo: Utiliza juguetes, vibradores, disfrazes, lubricantes, te puedes amarrar, ropa interior comestible... en fin hay muchas opciones



Comentarios

TE PUEDE INTERESAR

Los demisexuales llegaron para quedarse

Personas que solo pueden sentir atracción sexual hacia gente con la que tengan lazos afectivos y emocionales muy sólidos.

Mia Khalifa sufre amenzas del Estado Islámico

Ex actriz porno alarmó a sus fans en redes sociales.

La música genera las mismas sustancias placenteras que el sexo

La música y el sexo generan las mismas sensaciones en nuestro cuerpo.