Diccionario sexual, un ABC de la cama.

Archivado en:

Sin importar si sos virgen, has tenido una, dos o tres parejas sexuales, o si de plano sos un casanova que te las sabes de todas a todas. Hay ciertas cosas que pasan durante el sexo que muchos aún no entienden o que quizá nadie se ha tomado el tiempo de explicarles.

1.- "PEDOS" VAGINALES

Sí, todos los hemos experimentados. Sí, suelen ser chistosos y hasta pueden romper el mood de un apasionado acto sexual... pero son totalmente normales y se deben a aire que se queda atrapado durante la entrada y salida del pene en la vagina, pues el sexo no es un acto que se lleve a cabo en un ambiente al vacío por lo que el aire sigue siendo un factor a considerar.

2.- PUNTO G

Mucho se ha hablado acerca de su existencia, forma, tamaño y localización. De todo este debate esto es lo que debes saber: es un eje internamente localizado detrás del pubis y la uretra. Muchas mujeres dicen que esta zona, al ser estimulada, causa un orgasmo instantáneo, sin embargo esto no está comprobado por la ciencia y la única conclusión clara es que no es botón mágico. Así que no pasen horas buscándolo. Mejor enfocarse en lo que sí, sin lugar a dudas, causa placer.

3.- PODÉS NO TENER UN ORGASMO... SIN IMPORTAR QUE TANTO LO INTENTES

En los hombres, hay ocasiones en las que por más que lo intenten, jamás van a lograr llegar al orgasmo. Esto se debe a una variedad de razones que van desde cansancio, estrés, beber en exceso o (en el mejor de los casos) tener demasiado sexo. Si esto te ha pasado, no temas es algo muy normal y para nada anota a un problema a largo plazo.

4.- ¿POR QUÉ EL SEXO ANAL ES PLACENTERO?

Para el hombre: El ano tiene miles de terminaciones nerviosas, y más que eso, la próstata se encuentra adentro del ano y éste al ser estimulado causa un gran sensación de placer. Es por esto que como hombre heterosexual, no debería negar esta posibilidad física para ampliar sus formas de obtener placer.

Para mujeres y hombres: En el caso del sexo anal penetración hombre/mujer el placer viene de la tensión, ya que esta área suele ser mucho más apretada que la vagina, lo cual causa mayor fricción y por ende placer. Desde la perspectiva de las mujeres, ellas (al igual que los hombres) cuentan con miles de terminaciones nerviosas que al ser estimulados resultan en placer.